+569 75889470 contacto@cocobebe.cl

Desde el preciso momento en que te enteras que viene en camino un hijo, tu vida da un giro de 180 grados. Todo cambia. Cada pensamiento, cada acción, cada decisión está enfocada en su totalidad a la espera de tu bebé. Y junto con este giro absoluto, viene algo con lo que todas las madres nos cuesta mucho lidiar. Oportunos, ocurrentes, convenientes, pero muchas veces indeseados. Hablo de los comentarios, consejos, órdenes que nos dan las terceras personas ligadas o no a nuestro camino a ser madres y ejercer como tal.
Que “póngale un chalequito” , que “déjelo llorar o te va a manipular eternamente”, que “mudalo así”, que “vista a la niñita de rosado”, que “uy, mira más el celular que a la guagua” y bueno, podría seguir en un sin fin de comentarios, muchas veces desafortunados que nos hacen a lo largo de todo este proceso y que no es nada fácil escuchar.

No quisiera parecer desagradecida, es que también existen consejos maravillosos! Recomendaciones que pueden facilitarte la vida, e incluso ayudar a tu pequeño a sanar en distintas complicaciones de salud que puedan presentarse. Sobre todo si eres madre por primera vez. No quiero decirles que es fácil, que todo saldrá a la perfección y solo serán momentos de alegrías y goce porque realmente no es así. Un niño es un universo nuevo y desconocido, requiere tiempo, observación, dedicación y lo más importante, amor. Y tampoco quiero asustarlas diciendo que todo es terrible, doloroso, o lleno de incertidumbre porque no es así! Aquí no hay blanco, ni negro. Hay matices, hay días buenos, hermosos y momentos duros también. Por eso es que muchas veces tendremos que recurrir a esa mamá de más experiencia, a la tía que tuvo muchos hijos o a la vecina que sabe mucho de medicina natural o secretos caseros! Pero es aquí donde quiero ser muy clara y darles un consejo de corazón y que viví en carne propia.
No seamos parte de esos comentarios que no queremos escuchar.

No tratemos de imponer lo que a nosotras nos parece bien, o lo que sabemos por nuestra experiencia. Vuelvo a repetir que cada niño es un universo, y es así porque hay un sin fin de aristas. Cada uno es diferente, único y no podría decirles que lo que me resultó a mi, tiene que funcionar contigo porque es algo que se aleja de la realidad. Entendamos que cada mamá tiene absoluto derecho de decidir lo que es mejor para su hijo, debe usar su instinto, porque es así y de verdad todas lo tenemos! Y verán como cada día se va desarrollando y con el pasar del tiempo irán sabiendo como actuar según sus posibilidades.

Mi invitación es a pensar más antes de hablar, ha escuchar más antes de opinar y a entender antes de criticar. Busquemos comentarios asertivos, positivos y consejos constructivos. Cada mamá tiene el deber y derecho de decidir, y hacer lo que sea mejor para su bebé sin sentirse agobiada por qué los demás piensen diferente.
Seamos respetuosos, afectivos y aconsejemos con amor.

Escrito por Piera Giovine para Cocó Bebé